Parte de lo que hace que el vodka sea vodka es que es conocido por ser claro, sin olor y sin sabor. Así que, ¿qué importa de que esta hecho? Un nuevo productor de alcohol en San Diego está utilizando esta lógica para destilar al mismo tiempo que lucha contra el desperdicio alimentario hasta su forma más pura – hacer vodka a partir de productos horneados que estaban destinados a ser desechados.

Misadventure Vodka, actualmente el único producto de la destilería Misadventure & Co, se describe simplemente como “vodka hecho de productos horneados que no se vendieron.” “Cuando se nos ocurrió la idea por primera vez, nadie pensó que fuera buena,” dijo el copropietario Sam Chereskin a NBC 7 San Diego.

Su compañía obtiene sus fermentables de Jacobs and Cushman San Diego – un banco de alimentos  – al tomar restos que ni siquiera se podían regalar a los necesitados. Acaba siendo más de 450 kilogramos de productos de pan a la semana. “Tenemos Twinkies, Ho Hos, baguettes franceses, crullers, lo que quieras, todo el pasillo de la panadería entra en nuestro vodka”, explicó Whitney Rigali, el otro copropietario. “Esencialmente, todos estos productos horneados tienen almidones y azúcares dentro de ellos, que son los elementos básicos para hacer cualquier tipo de alcohol”.

Aunque el producto podría sonar extraño, el proceso no es tan diferente de la realización de otras bebidas destiladas. Los productos de pan se mezclan y se trituran, luego se agrega la levadura para fermentar en alcohol. A partir de ahí, la destilación extrae la bebida y se filtra en vodka.

El equipo de Misadventure admite que utilizar desechos alimentarios reduce sus costos, dándoles la oportunidad de producir y venderlo a un mejor precio, pero también luchar contra el desperdicio de alimentos es importante para lo que hacen. “Tengo una razón para levantarme por la mañana que va más allá que beber un trago,” dijo Chereskin. “Pero tengo que tener eso también, así que es un día muy divertido”.

Misadventure cree ser uno de los primeros productores de vodka de éste estilo. Aunque crear bebidas alcohólicas a partir de desperdicio de alimentos no es algo nuevo: un gran numero de cervezas ya han intentado atacar al problema del desperdicio alimentario al emocionar a la gente con el tema – incluyendo una de Dogfisg Head y el chef Mario Batali. Resulta que el desperdicio alimentario en realidad puede ser el problema que el alcohol es capaz de resolver.