Desde la llegada de Instagram al mundo, todos hemos buscado mejorar la forma en que tomamos fotografías. Existen cientos y cientos de tutoriales en donde podemos aprender a hacer que nuestras selfies o fotos de paisaje sean más atractivas. Y dentro de todos las cosas que nos encanta fotografiar, la comida tiene un lugar especial.

También te puede interesar: 5 consejos para llevar tus fotos de comida al siguiente nivel

Aún así, las imágenes no siempre logran verse tan deliciosas como los platillos que tenemos enfrente, por esto ha surgido la profesión de food styling, para conseguir que la comida se vea igual de linda en fotos que cuando la acabas de preparar. Si quieres incursionar en este mundo, evita cometer estos errores de principiantes.

View this post on Instagram

The heat wave broke! Kinda! 🔥🔌🔥🔌🔥🔥🔌 We lost all electricity, and thusly, our #power, four times in the last three days at @hereslookingatyoula – several gigantic LADWP trucks, plus orange cones and caution tape have blocked the front of our restaurant since Sat night – but, sadly, I've heard that many of our neighbors/residents in KTOWN + Hancock Park were and are still left without power. (The lucky ones have scored rooms + burgers at the chill-ass Hotel Normandie!) Besides the 1-star Yelp review (which I still haven't figured out how best to respond), and the jungle temps inside the restaurant, especially the forever-in-heat kitchen, I witnessed a lot of grace and compassion go down: namely, angel guests who didn't make us feel like shit for ruining their Cancer birthdays or bachelor's parties or romantic date nights, and left the service team inflated gratuity – MY EFFIN' WONDERFUL FAMILY – with their sweat-covered faces and bodies, as we dealt with all the dirty dishes and smoked-out restaurant in the dark. We ate Thai pineapple cookies (TY @thaimamba!) + pounded Tecates. . So, the heat wave has broken and the first eclipse is looming, and this is a picture of beef tartare. The morning after I first ate it in 2015, I ugly-cried because HLAY started to feel real (it's always fun to discuss this w/ @jonathanwhitener). We don't serve it anymore because evolving is good for the warrior soul, but I'm going to eat it this weekend – YOU'RE going to eat it this weekend! – because HLAY is turning 2, and it's a special/dubious occasion. This Friday and Saturday. Special memory-lane menu of the 10 HLAY foods we've missed the most. Burgers and pie by @karlabeyonce at the bar. And among many, my favorite HLAY cocktail of all time, the Psychic Reader. . Come by, and let's toast/hug/kiss it out to our 2016 #KTOWN birth. Details in the bio link. Thank you so fucking muchhhhh! #HLAYforever 📸: my BFF @shelbelle 🐝

A post shared by Lien Ta (@lientigre) on

Te excedes con los accesorios

Todos hemos buscados recrear una foto linda en el que se ve una servilleta doblada de forma sutil abajo del plato, con cubiertos y quizás otros elementos rodeando el plato principal. Pero esto puede resultar en una foto donde hay tantas cosas que nada destaca. Evita este error y recuerda que la mayoría de las veces menos es más, concéntrate en el enfoque de la foto para buscar un entorno en el que destaque mejor.

Solo usas una fuente de luz

A menos que tengas pensado un enfoque dramático que involucre mucha sombra, procura colocar al menos dos fuentes de luz. Así evitarás las sombras y los brillos dramáticos que incluso pueden llegar a quemar los tonos de la comida.

Usas telas con patrones demasiado intensos

Lo mismo que con los accesorios, piensa si el fondo es el óptimo para darle el protagonismo a la comida. Seguro un mantel de rayas le da un estilo distinto a la foto, pero también puede ser muy llamativo. Encuentra un balance al usar superficies como madera, piedra y mármol, cuyas texturas naturales funcionan muy bien sin opacar a los platillos.

También lee: Todos los utensilios de cocina que puedes encontrar en Disney Home Store

No intentas más de un ángulo

Como si se tratara de la fotografía a una persona, busca los distintos ángulos de un platillo. Solo así puedes encontrar el que más le favorece. Tómalo de lejos, de cerca, gira y repite la ecuación.

Tardas demasiado en sacar la foto

La comida nunca se verá mejor que cuando está recién preparada, te recomendamos tomar la foto inmediatamente después de que la emplates, de esta forma tendrán el mejor brillo y no se verán marchitos.