Un buen restaurante va más allá de la comida, se trata de una experiencia 360º y los amantes de la buena mesa buscan llevar este estilo de vida a nuevos horizontes. Con esto en mente marcas, como Mercedes-Benz, han buscado acompañar a los comensales en su búsqueda creando modelos que puedan ir de la mano con esta forma de vivir. Este es el caso del nuevo Clase C.

Aunque todas las experiencias suelen ser objetivas, hay ciertos elementos que parecen ser la regla de lo que la mayoría considera un buen restaurante.

Productos de la mejor calidad

No hay algo que defina la calidad como el Clase C, ya que el cuidado en los procesos de producción Mercedes-Benz, asegura que el resultado sea un automóvil sugestivo y convincente.

Técnica

Con 35 años en el mercado, Clase C ha sabido evolucionar y reinventarse para convertirse en una referencia de modernidad, siempre un paso adelante con sistemas como el piloto automático para estacionar PARKTRONIC y el Asistente de frenado activo.

Gran ambiente

Estar cómodo y pasarla bien hace que la experiencia sea absolutamente inolvidable, por eso Clase C siempre tiene en mente el confort de sus pasajeros por medio de la climatización automática THERMOTRONIC y su iluminación ambiental.

Servicio de primera

Porqué Clase C se encarga de que siempre estés bien te protege cuando estás manejando cansado.

Un buen chef

Por último y uno de los puntos más importantes, la persona al volante es quien hará de la experiencia algo inolvidable.

#DrivetheTaste con Food & Wine en español y Mercedes-Benz.