Cuando Meyer habla, la gente escucha. Además de lanzar uno de los grupos restauranteros más exitosos de Nueva York – Union Square Hospitality Group – también es el cerebro detrás de la cadena de hamburguesas Shake Shack, que está creciendo a toda velocidad, y tal vez esté apostándole a la comida rápida con su nueva pizzería Martina (sin mencionar que ha sido incluido en la lista de las personas más influyentes de Time).

Meyer fue entrevistado para una emisión de This Morning, de la CBS,  sobre “técnicas que los propietarios de restaurantes más experimentados están utilizando” para atraer (y conservar) a los clientes.

Por supuesto, si alguna vez has estado en uno de los restaurantes de Danny Meyer —incluso si sólo ha sido en Shake Shack— tendrás claro que pone una gran atención al detalle. Pero puede ser difícil concentrarse en lo que realmente significan esos detalles. Escucharlo mientras explica de qué se tratan dichos secretos es especialmente intrigante. Por ejemplo, lo primero que menciona son las mesas… y no sólo cómo se arreglan o dónde se colocan.

“Querrás tener una variedad de formas para no aburrir la vista o las experiencias de las personas”, dice. “La mesa siempre va a ser ligeramente más ancha que profunda. Me desquicia ir a un restaurante y que la persona con quien voy quede más lejos que los individuos que están a ambos lados de mí, con quienes ni fui”. (¡Seguro que no habías notado esto!)

También habló de la importancia del ruido. “El ruido es muy parecido a la sal en manos de un chef”, dijo, “En exceso está mal y en cantidades pobres, también”. Todo es parte de un extenso análisis de lo que es importante en un restaurante, lo cual, asegura Meyer, va mucho más allá de servir una comida excelente. “Cuando un cliente decide regresar o no a un restaurante, puede decir que es por lo que pusieron en su plato o vaso”, explica Meyer, sin embargo, añade, “te garantizo que su decisión tiene que ver, casi en su totalidad, con cómo lo hicieron sentir”.