Hicieron una broma a Domino’s para llevar pizza al Palacio de Buckingham

domino's broma palacio de buckingham

Pedir pizzas a casa de otra persona es una de las bromas más antiguas del libro. De hecho, es tan cliché que creo que podemos archivarlo oficialmente como “aburrido”. ¿Pero qué pasa si lo llevas al extremo? Por ejemplo, ¿llevarlo tan lejos por la línea de audacia que ya no se puede negar la pureza de la travesura? Podrías argumentar que eso es lo que sucedió en Londres la semana pasada cuando alguien le pidió pizzas al Palacio de Buckingham con la Reina de Inglaterra… y casi funcionó.

El jueves por la tarde, un repartidor de Domino’s no pudo entregar una orden de £46 ($1120 MXN) por cuatro pizzas de hamburguesa con queso (buen toque) al Palacio de Buckingham con el nombre de “Elizabeth”, según The Sun. “El conductor fue detenido por dos policías armados que lograron que se bajara de la motocicleta y se estacionara”, dijo una fuente anónima al periódico británico. “Uno de ellos se comunicó por radio a la sala de control para comprobar si la Reina había pedido una pizza. Lo siguiente que dijo el cobre fue: ‘Lo siento señor, Elizabeth es el nombre de la Reina y vive en el Palacio de Buckingham. Creo que alguien te la está jugando’ El pobre hombre parecía muy confundido y simplemente se marchó”.

Domino’s intentó disfrutar de la broma, que aparentemente se sucedió en su ubicación de Victoria, Londres, con un poco de risa. “Siempre habíamos sospechado que la reina era un fan secreto de Domino’s y la orden de Buckingham Palace casi confirmó nuestras sospechas”, dijo el gerente de la tienda Zsuzsanna Queiser. “No pudimos pasar la puerta, pero las cuatro pizzas de hamburguesa con queso grandes parecían ir bastante bien con los policías de servicio. Para la próxima, su majestad.”

Todo bien hasta que te das cuenta que The Sun también dijo que una portavoz de Domino’s les dijo que la orden se había realizado por teléfono. Así que no, este no fue un pedido en línea que se coló a través del sistema hasta que un repartidor se dio cuenta que fue engañado de repente. Un empleado real de Domino’s tuvo que aceptar un pedido de Elizabeth en el Palacio de Buckingham y pensó: Me suena bien. Si es verdad, son el peor o el más dedicado empleado que Domino’s haya  tenido.