Seguramente en algún momento al preparar un pastel te has visto en la necesidad de hacer (o comprar) un betún para el relleno y cubierta. No tiene nada de malo comprarlo ya hecho, pero si quieres darle ese toque extra especial, lo mejor es prepararlo tú mismo. Para esto, nuestra recomendación es que te alejes de los sabores muy dulces y te vayas por opciones un poco más old school y refrescantes.

Aquí te damos 3 opciones de rellenos de pastel para que pongas de lado el betún de bote y crema chantilly preparada:

Primero lo primero

A nadie le gusta un pastel seco. Prepara un jarabe de azúcar para humectar el pan y que al probarlo sea mucho más placentero.

1.Según el libro Julia’s Kitchen Wisdom de Julia Child, una manera fácil de hacer el jarabe es calentar en una olla 1/3 taza de agua y verterla en un bowl con 1/4 de taza azúcar, dejar que se disuelva completamente e incorporar 1/2 taza más de agua fría junto con 3 cucharadas de licor de naranja, café, frambuesa o extracto de vainilla.

2. Cuando el pastel esté frío, humedece el pan antes de agregar el betún. No volverás a tener un pastel seco en tu vida.

También te puede interesar: ¿Cómo arreglar un postre demasiado dulce?

Para cortar el pastel a la mitad, utiliza una regla de metal para ayudarte a calcular el punto exacto de corte. Si no tienes un cuchillo de pan largo, puedes internarlo con la regla metálica o incluso hilo dental, pero ojo, cuida que no se desbarate y utiliza las dos manos (con una sostén el pastel por arriba y con la otra ve cortando).

Haz tu propia mermelada

Una opción fácil y rápida de preparar mermelada es utilizar frutas en almíbar, en este caso duraznos.

1. Cuela el almíbar en un frasco y reserva.

2. Corta los duraznos y resérvalos.

3. En una olla de buen tamaño agrega el almíbar, mantequilla, azúcar (2 cucharadas), canela en polvo, jugo de una naranja y ralladura de limón. Deja hervir.

4. Agrega los trozos de durazno, prueba y corrige el sabor a tu gusto.

El ganache es tu mejor amigo

Es la forma más fácil y chocolatosa de salir de cualquier problema.

1. Calienta 1/2 taza de crema para batir a fuego bajo (sin que hierva).

2. Incorpora la crema caliente a un bowl con hojuelas de chocolate (70%) previamente cortadas.

3. Bate con un globo hasta que no tenga ningún grumo y rellena tu pastel (también sirve para bañarlo).

También te puede interesar: ¿Cuáles son las diferencias entre una tarta y un pay?

Crema de mantequilla con merengue suizo y vainilla

Esto requiere de dos partes: hacer el merengue e incorporar la mantequilla con mucho cuidado.

1. No te espantes, hacer merengue no es tan complicado como parece (pero se cuidadoso y muy limpio al hacerlo).

2. Para el merengue. Utiliza 170 gramos de clara (o seis claras) y 1 1/2 tazas de azúcar refinada.

3. En un baño María, bate primero las claras y ve incorporando el azúcar poco a poco. Para esto puedes utilizar una batidora de mano (con globo). Bate hasta que supere (aproximadamente) 3 veces el tamaño original.

4. Asegúrate que no esté muy caliente, de lo contrario se cortará (si esto pasa no te estreses, mételo al refrigerador y bate con fuerza de nuevo, tendrá que mejorar la textura).

5. Ahora, pasa la mezcla a una batidora grande y ve incorporando 1 barra grande de mantequilla (sin sal y a temperatura ambiente), cucharada a cucharada. Bate.

6. Agrega un poco de extracto de vainilla.

7. ¡Lo lograste!