10 especias que necesitas en tu alacena

Dale un giro a tus platillos y añade estas especias.
especias

Seguramente en tu cocina existen al menos 4 especias con las que cocinas regularmente. Sin embargo, nunca está de más tener algunas extras, para cambiar por completo el sabor de un platillo.

Cúrcuma

La cúrcuma es una especia del sudeste asiático, producida en su mayoría en la India. Es uno de los ingredientes clave para la elaboración del curry, agrega mucho sabor y aroma. Queda muy bien en arroces, sopas y guisos con verduras. Además, es un colorante natural. ¿Sabías que el color amarillo de la mostaza estadounidense se debe al cúrcuma?

Canela en polvo

La canela es originaria de Sri Lanka, su uso es muy variado, sirve igual para postres que para platillos salados. Es una especia un tanto picante pero en una cantidad moderada agrega un sabor dulce. Con ella puedes preparar: bollos de pan, arroz con leche, picadillo, albóndigas, salsas y agua de horchata. La canela resaltará cualquier platillo y le dará el balance perfecto entre lo dulce y lo salado.

Jengibre en polvo

Por lo general, consumimos jengibre fresco en la cocina oriental. Sin embargo, tenerlo en la presentación de polvo facilita su uso (y es mucho más económico). Agrégalo al arroz, verduras orientales, tallarines y guisos de carne o pollo. Será tu nuevo aliado al momento de ponerte creativo, pero recuerda que es un poco fuerte y no quieres que su aroma se apodere de tu plato, utilízalo con moderación.

También te puede interesar: Arroz con leche de coco, almendras y curry

Pimienta negra entera

La pimienta negra es un must en cualquier alacena. Queda prácticamente con todo: carnes, pollo, sopas, pastas, salsas y verduras. La mejor manera de utilizarla es comprarla entera y molerla sólo cuando la vayas a utilizar, así su aroma estará fresco y resaltará tu preparación.

Clavo

En muchas ocasiones el clavo nos puede intimidar un poco debido a su intenso sabor. Pero si dominas su uso, será de tus especias favoritas. Va muy bien en guisos con cerdo (al horno con papas, puede ser una opción) y res (albóndigas con caldillo de jitomate). Mi recomendación es que agregues sólo 1 clavo y lo dejes hervir hasta que suelte su aroma, después retíralo para que nadie se lo coma, puede ser muy fuerte si lo muerdes.

Salvia

La salvia se consume mucho en Latinoamérica, Asia y el Mediterráneo. Es ideal para añadir al pollo al horno o a la salsa de jitomate de la pasta. Al añadirla recuerda presionar con tus manos para que suelte más su olor.

Nuez moscada

Siempre es bueno tener nuez moscada entera y rallarla al momento, de esta manera su sabor será más intenso. Utilízala en postres como: cremas pasteleras, arroz con leche, masa de pasteles y panqués. Para platos salados va bien en cremas, lomos, pollo y salsas. Su sabor es entre picante y dulce, así que balancea muy bien cualquier guiso, pero ten cuidado porque en grandes cantidades puede opacar a tu preparación.

Hojas de laurel

Un hoja entera puede hacer la diferencia en tus guisos, gracias a su aroma fresco y herbal. Queda perfecto cuando haces arroz, estofados, adobos, lentejas, verduras y sopas.

Cardamomo

El cardamomo es ideal para complementar cosas dulces. Mi recomendación es que muelas un poco con azúcar y lo añadas a la masa de bollos y panqués. Otra forma de utilizarlo, es en bebidas: hierve un poco de leche y añade 4 piezas de cardamomo con un poco de canela, después deja enfriar y utilízala para tu café o té.

Orégano

El orégano queda perfecto en platillos muy especiados como el pozole, la tinga de pollo o la preparación de salmueras. Si lo pones en un frasco en un lugar seco, durará por mucho tiempo.

Su tiempo de vida es bastante largo, aproximadamente dos años, si las conservas a temperatura fresca y en un lugar seco.