Después de mezclar, amasar y formar, algunas masas, hay que dejarlas reposar. Esto permite que el gluten se relaje y forme nuevas cadenas de proteína, lo que significa para alcanzar un mayor volumen.

Las masas hechas de harina blanca requieren más descanso que las masas integrales, la integral se fermenta más rápido, la presencia de partículas de salvado y reduce la resistencia de la masa cortando la superestructura de gluten.

Un tip para que tu masa crezca bien es sellarla muy bien con plástico film o un trapo, para ayudar a su proceso de crecimiento. A las masas les gustan lugares húmedos y cálidos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por M. B. (@artisan_du_pain) el

Darle su tiempo al pan es fundamental para tener un buen producto. De nada sirve amasar los ingredientes y ponerlos en una batidora, sin dejar que pase el debido tiempo para que crezcan y todas sus propiedades se puedan explotar al máximo.