Eliminar el consumo de azúcar no es tan bueno como pensamos

Puede generar ansiedad, depresión e insomnio.
consumo-de-azcucar

Durante años las instituciones de salud han hecho hincapié en la reducción del consumo de azúcar para una buena salud. Como resultado, son cada vez más los productos y dietas que buscan eliminar este ingrediente por completo de nuestra vida. Pero un estudio acaba de demostrar que este cambio puede no ser tan bueno como promete.

También te puede interesar: Estas son las diferencias entre el azúcar blanca y la morena

El estudio, realizado por la Universidad de Aston en Estados Unidos, señala que una reducción drástica del consumo de azúcar no es bien recibida por el organismo. Mucho menos en edades tempranas del desarrollo, lo cual puede llevar a generar problemas como ansiedad, depresión e insomnio.

estudio-consumo-de-azucar
Foto: Unsplash

Las moléculas presentes en el azúcar, conocidas como sacarosas, son una fuente de energía para el cuerpo. Generalmente las encontramos en plantas y frutas de manera natural, y así no representan riesgo alguno para la salud. El problema con el consumo de azúcar es cuando proviene de alimentos ultraprocesados, los cuales se relacionan con una dependencia generada por la dopamina que producen en el cuerpo cuando los consumes.

También te puede interesar: Estudio revela que el cuerpo combate la comida rápida como una infección

El problema no es el azúcar como tal, no se trata de consumirla en grandes cantidades o eliminarla por completo, sino de la forma en la que se consume. Cuando el cerebro recibe azúcar lo relaciona con algo positivo, por las reacciones directas que tiene con el sistema nervioso. Por lo tanto, cuando se elimina por completo de la dieta, el cuerpo entra en una especie de abstinencia que se relaciona con cambios en el estado de ánimo, falta de energía, ansiedad, depresión, cansancio, aletargamiento y alteraciones del sueño. (Hola, dieta keto)

gomitas-grenetina
Foto: Unplash

Es cierto que para mejorar el estado de salud y prevenir enfermedades como obesidad y diabetes, se debe controlar el consumo de azúcar. Pero, como indica el bioquímico James Brown, del equipo de investigación de la Universidad de Aston, no se debe reducir el azúcar de golpe de nuestra dieta y mucho menos quitarla por completo. Lo mejor es siempre consultar a un especialista, nutriólogo o médico que pueda indicarnos la cantidad necesaria de azúcar que nuestro cuerpo necesita y las mejores fuentes de las cuales podemos obtenerla.

Para más información da clic aquí.

Síguenos en: Facebook / Twitter / Instagram / TikTok / Pinterest