Estas son las verduras ideales para comenzar tu huerto en casa

Con solo los tallos puedes volver a crecer estas zanahorias, apio, cebollín y más. La forma más sencilla de iniciar un huerto casero.
cultivar verduras en casa

Seguramente has visto varios videos en internet donde muestran lo fácil que es volver a cultivar las verduras solo con un frasco con agua. Para muchos resulta sorprendentemente entretenido observar y controlar su crecimiento cada mañana pero también es una forma inteligente de combatir el desperdicio de alimentos y volver tu cocina autosustentable.

También te puede interesar: ¡Ya salió la nueva edición de Food & Wine en Español! Descarga nuestro especial de verano: aquí.

Desde cebollín hasta lechugas, existen muchas verduras que puedes volver a cultivar desde la raíz. A continuación, seis verduras con las que puedes comenzar a practicar, pues crecen con solo un poco de agua, luz solar y en algunos casos, un poco de tierra.

Cebollín

Coloca la raíz y aproximadamente 2.5 cm de la parte blanca en un recipiente o frasco poco profundo. Llénalo con suficiente agua para alcanzar la mitad de la parte blanca. Cambia el agua cada 2 a 3 días. Comenzarás a ver crecimiento desde el día siguiente y tendrás cebollines utilizables a partir de 1 semana.

Lechuga romana

Para volver a cultivar lechuga romana y otras lechugas, coloca las raíces en una jarra de agua y llénalas con al menos 2.5 cm de agua. Después de unos días, las hojas comenzarán a crecer. En este punto, transfiere las raíces al suelo.

Col

La col vuelve a crecer igual que la lechuga romana. Guarda el tronquito de la col con sus raíces y colócalo en 2.5 cm de agua. Después de que las hojas comiencen a brotar, transfiérelas al suelo.

Poro

Los poros están relacionados con los cebollines, por lo que pueden volver a crecer de la misma manera y con la misma facilidad. Corta la raíz y deja aproximadamente 5 cm de la parte blanca. Vuelve a crecer en un frasco con agua que llegue hasta la mitad del poro. Tardarán más en crecer porque son mucho más grandes que los cebollines. No olvides cambiar el agua cada 2 a 3 días.

Zanahoria

Corta el extremo de la raíz de una zanahoria y colócalo en un tazón pequeño de agua, corta hacia abajo. La zanahoria en sí no volverá a crecer, pero las hojas sí. Estas se pueden usar como guarnición, en una ensalada, o incluso se pueden convertir en un pesto. Asegúrate de cambiar el agua cada dos días.

Apio

El apio también es similar a la lechuga romana o a la col. Corta el extremo de la raíz de un tallo completo y coloca la raíz en 2.5 cm de agua. Después de que las hojas comiencen a brotar, dale aproximadamente una semana para que se fortalezca en el agua, cambiando el agua cada dos días. Luego es hora de replantar en el suelo, puedes usar las hojas en ensaladas o como guarnición, al igual que las hojas de las zanahorias.

Esta nota fue publicada originalmente en The Happening.