La fiebre por el sabor Flamin’ Hot de los Cheetos comenzó cuando al mexicano Richard Montañez se le ocurrió un sabor muy distinto al original, a principios de la década de los 90. Sucedió cuando en una esquina donde vendían elotes, el vendedor le puso mantequilla, queso, limón y chile y Montañez quizo recrearlo en las frituras.  El resto, es historia.

También te puede interesar: Este cheeto tiene un valor de $50,000 dólares

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Didn’t make it to the restaurant? Order from AmazonFresh to turn up #Cheetos #FlaminHotSpot

Una publicación compartida por Chester Cheetah (@cheetos) el

También te puede interesar: El secreto de la longevidad está en comer papas fritas

Debido al éxito, Frito Lay generó 4,000 millones de dólares en ventas anuales en todo el mundo y ahora planean generar aún más, con una pop up store dedicada solo a este sabor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

You know where to find me !#FlaminHotSpot #HotCheetoQUEEN • • 📷: @mannyxcastro

Una publicación compartida por мelanιe caѕтro 🦁 (@melalalax3) el

The Flamin’ Hot Spot, cuenta con un menú curado por el chef Roy Choi. El lugar, está hecho para que sientas que estás en el mismísimo infierno. Humo, luces tenues y fuego sobre los asientos. Los huéspedes pueden disfrutar de productos como las albóndigas de chilly dulce y picante, bistec de cheetos y las malteadas de chocolate “calientes”.

Aunque el restaurante abrió durante solo tres días (del 18 al 20 de septiembre) aún puedes ordenar los ingredientes de los platillos a través de AmazonFresh y cocinarlos tú mismo.