Tips para sacar las mejores fotos de comida con tu celular

Una guía sencilla para food influencers y aficionados; cuatro sencillos consejos para convertirte en profesional, según la fotógrafa Ana Lorenzana

Durante una comida con la fotógrafa colombiana Ana Lorenzana y la chef Gaby Cámara, en el restaurante Contramar de la Colonia Roma, CDMX, surgieron dos temas inevitables: fotografía y gastronomía. De mi pecho salió la romántica idea de que la inspiración y la creatividad debían entrar con el estómago lleno, así que comencé pidiendo las clásicas tostadas de atún con mayonesa y chipotle, seguidas de un ceviche y unos taquitos de pescado al pastor. Mientras esto sucedía me di cuenta que los tres sentados o parados no dejábamos de retratar cada platillo que llegaba a nuestra mesa. En camino venía ya mi carajillo shakeado de digestivo, cuando Ana le pidió al mesero quedarse quieto para hacer la mejor toma con su iPhone 12. Después la conversación subió al nivel estético y entonces la maestra de la lente fija comenzó a darnos una cátedra informal sobre fotografía y celulares. Según OpenTable México Insights Survey 2020, siete de cada diez millennials mexicanos eligen un lugar para comer basados en reseñas y fotos de los sitios. El resultado es, en parte gracias a los food influencers y obviamente a los editores de plataformas como Food & Wine. Todos estuvimos de acuerdo en que los bloggeros y comelones, somos aquellos pequeños duendes que sin querer – y otras veces buscando engagement o inversión – postean y con ello hacen girar los engranes de las redes sociales, principalmente en Instagram. De aquella reunión convertida en workshop o taller de foto salieron algunos tips importantes para compartir con los amigos y lectores, en mi caso. Para los inocentes, para los que sacan provecho, para quienes gustan comer y simplemente compartir la evidencia, sin restricciones, sin mayor equipo sofisticado que un iPhone 12; con ustedes esta guía sencilla, en tan solo cuatro pasos para sacar fotos de comida como todo un profesi0nal.     

TIP 1: Usar la cuadrícula o el grid

Las famosas tostadas de atún del Contramar vistas con la cuadrícula.

Es importante usar la regla de los tercios y para eso está la cuadrícula. Para visualizarla, ve a configuración, encuentra la cámara y actívala. Los puntos de poder de una imagen son las zonas donde hacen intersección estas líneas. Si quieres atraer el ojo a un platillo o algún objeto específico, trata de componer tu imagen poniendo ese elemento cerca de alguno de los 4 puntos. Sin duda el grid, es una gran herramienta de composición.

TIP 2: La luz

 La chef Gabriela Cámara, en modo retrato nocturno.

Recuerden que la fotografía es luz. Hay que acercarse lo más posible a buenas fuentes de luz. En un restaurante de día hay que sentarse cerca a la ventana o en la terraza, pues el sol siempre es un buen aliado para las fotos de comida. Para la noche se debe usar el night mode y dejar el teléfono muy quieto, recuerda que el retrato nocturno permite que la velocidad de obturación sea más lenta para que la cámara pueda captar la poca luz que hay en el ambiente. También puedes  jugar con las luces en movimiento, cada quien su estilo.

TIP 3: Portrait mode

Ceviche de pescado en f1,4 con fondo borroso.

En general no se habla de usar el modo retrato para hacer fotos de comida pero… ¡se lo están perdiendo! El modo retrato justamente permite crear profundidad en las fotos de comida y poner en foco sólo lo que tu quieras. Abre el portrait mode en tu cámara, arriba a la derecha vas a ver una f, ahí controlas la apertura del diafragma, o sea la profundidad de tu foto. Va de 1,4, ­–valor en el cual solo vas a tener el punto que tu decidas en foco y todo lo demás estará borroso,– hasta el número 16, donde todo en tu foto estará nítido. Si juegas con los valores que están en el medio puedes crear imágenes con profundidades muy interesantes. Además puedes cambiar la profundidad de tu imagen cuando la estés editando, si a última hora decidiste que si querías toda tu imagen en foco, se vale.

TIP 4: Busca el ángulo, interactua con la comida, cuenta la historia.

No toda la comida se ve bien desde arriba (o en cenital). No dudes en buscar los lados más interesantes de tu platillo para poder contar la historia. Una de las formas más fáciles para provocar a tus espectadores es interactuando con el platillo que te estás comiendo. Usa manos, movimiento, métele un mordisco a esa tostada, muestra como se ve mordida, trata de transmitir el mensaje y la experiencia. Házlos salir de su casa por ese pastel que les estás mostrando y compartiendo. Tienes en tus manos una máquina super poderosa. No te de miedo explorar todas las posibilidades que te dan las cámaras del iPhone 12 y muestranos lo que más te gusta comer #ShotoniPhone