Mujeres al poder: Martha Ortiz

Nota: En nuestra edición de junio, hicimos un homenaje a muchas mujeres en el mundo de la gastronomía. Creamos un listado de algunas de las figuras femeninas más prominentes de la cocina en Latinoamérica –aunque estamos conscientes que nos faltaron muchas-. Nos contaron sobre su visión, su recorrido, los retos que han enfrentado como mujeres y la visión a futuro que tienen de la cocina. Presentamos tan solo una vitrina que pretende funcionar como amplificador. Este es el tiempo de ellas.

Martha Ortiz 

Martha Ortiz es una mujer apasionada a la que le gusta ver las cosas de una manera amplia y cuya actitud ante la vida no solo la ha hecho crecer y fortalecerse como mujer, sino también a su cocina. Esta abanderada de la gastronomía mexicana abrió Águila y Sol en 2003, su primer restaurante, del cual aprendió varias lecciones que la condujeron a la apertura de Dulce Patria en el año 2010, en donde utiliza ingredientes tradicionales mexicanos agregándole un sello personal muy colorido, poético y espiritual. Martha ha participado como jurado en el programa de televisión Top Chef México y su carrera ha sido motivo de reconocimientos y premios como la novena posición en 2016 de Dulce Patria en la lista de los Latin America´s 50 Best Restaurants en 2016.

También te puede interesar: Ella Canta, el restaurante mexicano que conquista Londres

Sus platillos reflejan los sabores de una memoria culinaria, la que heredó de su madre y abuela. A Martha le encanta contar su historia a través de sus recetas también inspiradas en sus pasiones: el arte, la lectura, los mercados, la moda y la cultura. En 2017 surge su más nuevo restaurante Ella Canta, ubicado en Londres, un espacio para que los coleccionistas de sabores, como ella llama a sus comensales, degusten la cocina mexicana. El restaurante ya es uno de los más cotizados de la ciudad, ahí ofrece platillos como gorditas de maíz azul, pozole de langosta y ceviche con jamaica cremosa, englobando todo lo que Martha ha logrado a lo largo de los años. Gracias a su innovadora perspectiva que trasciende los límites de lo culinario, ha inspirado a muchas cocineras que encuentran, tanto en su vida como en sus recetas, el sabor de una buena alegoría artística y poética.