Debido a las nulas condiciones de seguridad en el proceso de producción y comercialización del aguacate, la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (APEAM) anunció que no se cosechará, transportará, movilizará, empacará ni exportará más aguacate.

Desde de la semana pasada, 1,000 trabajadores establecieron puestos de control en 11 municipios de Michoacán, la principal región de producción de aguacate en México así como el territorio que cuenta con un acuerdo de exportación exclusivo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

También te puede interesar: La ruta del avo toast

Los productores locales solían recibir 60 pesos por kilo, pero desde que los aguacates piratas de Michoacán (aquellos que se producen sin las normas necesarias como la calidad fitosanitaria y que no son certificados ante la Sagarpa) se adueñaron del suministro de la región, esto disminuyó a 20 pesos por kilo. Según la información del periódico El Universal, el 70% de los huertos de aguacates de Michoacán están en huelga, una cifra que abarca a más de 24,000 trabajadores.

¿Se solucionará con huelgas? Cada día de paro ocasiona daños a 12 mil trabajadores de corte de fruta, 2 mil empleados de transporte, 7 mil 500 jefes de familia y a todos los prestadores de servicio. Con suerte, los trabajadores llegarán a un acuerdo por un precio justo.

En Estados Unidos, cada pieza de aguacate se vende entre 3 dólares y cuatro dólares.

También te puede interesar: El postre de aguacate que parece aguacate