En los tiempos de Moctezuma, existió una red de veloces corredores -los tamemes- que cargaban sobre sus espaldas mariscos frescos y otros productos procedentes de las costas mexicanas que terminaban en la antigua Tenochtitlán, solo para satisfacer los antojos del emperador. Por suerte, en nuestra época no se necesita ser emperador para disfrutar en la CDMX de unos buenos ostiones Kumamoto o unas almejas de temporada del mar de Cortés.

A casi un año desde su inauguración, Cascabel, el restaurante mexicano con vuelcos de modernidad de la chef Lula Martín del Campo, acaba de inaugurar una barra de mar. Aquí la frescura y la trazabilidad son motivo y razón por lo que los pescados y frutos del mar de calidad premium como ostiones, mejillones o kampachi, serán traídos directamente desde sus diversos orígenes cada semana. Según lo que nos cuenta la chef, el menú de mar estará disponible únicamente de jueves a domingo, pues quiere asegurarse de que el producto venga recién salido del mar y con el máximo nivel de calidad.

Para inaugurar esta nueva faceta, la chef recibió al cocinero de Valle de Guadalupe, Drew Deckman, cuya especialidad son los productos marinos preparados a las brasas desde su restaurante campestre Deckman’s en el Mogor.

El menú que ofrecieron a cuatro manos fue una auténtica celebración entre amigos, en el que exhibieron el gran producto que viajará los jueves desde las costas mexicanas. En las mesas aparecieron grandes platones con ostiones kumiai, ostiones icchati, almeja pata de mula frescos, crudo de Kampachi así como deliciosos ceviches de almeja reina y chocolata.

En cuanto a cocina caliente los chefs lucieron su particular estilo como en el cocido de mejillón, camarón, chorizo y ayocote arcoíris que recordaba a una fabada mexicana o la lobina con cola de res y nage de azafrán en donde todos los sabores estaban en equilibrio perfecto. De postre, estuvieron presentes dos clásicos de Cascabel: el morenito con mole y las fresas con crema y merengue, acompañados con un Cosecha tardía de Casa Grande.

Y es de que para comer como rey, ya no hay que serlo. Hay que confiar en aquellos cocineros volcados al servicio, que se preocupan por ofrecer a sus comensales productos para recordar -aunque haya que traerlos corriendo o volando- como lo hace Lula Martín del Campo en Cascabel.

Dirección: Javier Barros Sierra 540 Torre 2, Park Plaza, Santa Fe, CDMX.
Barra de mar: de jueves a domingo.