Un concepto de minisúper de barrio especializado en ofrecer productos frescos, sanos y locales acaba de abrir sus puertas en la Condesa. Entre los anaqueles de Tiendas Verum es posible encontrar frutas y verduras que provienen directamente de la mano de los agricultores así como lácteos, carnes, pescados y abarrotes que en lo posible, son orgánicos y mexicanos.

El proyecto nace para satisfacer el hambre -literal y metafórica- de quienes buscan una comida limpia: sin conservadores, sin pesticidas ni hormonas. “Creemos que mientras más gente coma bien, las personas y las comunidades recibirán un impacto muy positivo en su salud y bienestar”, comenta Antonio Téllez, Director General de las Tiendas Verum.

Aunque la propuesta es saludable por el origen y los procesos detrás de cada producto, la misión de Verum es la de ser una tienda para todos los días. Eso sí, con opciones para todo tipo de alimentación, incluso para las dietas con restricciones como la palio, la vegana, la gluten-free o la macrobiótica.

ENTRE PASILLOS

En la tienda existe un área de abarrotes que casi en su totalidad proviene de empresas 100% mexicanas. En el área de refrigerados coinciden tanto las verduras empacadas como el pescado, el pollo, los embutidos y los lácteos que en su mayoría son orgánicos. Existe también una pequeña selección de pan fresco elaborado por productores locales; algunos de ellos hechos con masa madre. Por su parte, el área de frutas y verduras ofrece ingredientes fresquísimos sembrados en comunidades próximas a la ciudad como Xochimilco, así como en Yautepec.

READY TO GO

Hasta el fondo, en la esquina, está la pequeña barra de alimentos preparados y listos para llevar donde diariamente preparan sándwiches, mini bowls de desayuno, ensaladas y jugos recién exprimidos. Para las mañanas te recomendamos probar la avena con manzana y leche de almendras. Para la tarde puedes pedir el sándwich vegetariano hecho con pan artesanal, calabaza, berenjena, tempeh, kale y hummus hecho en casa.