Stan Lee, el gran creador de personajes como Hulk y Dr. Strange, falleció el 12 de noviembre a los 95 años de edad, una verdadera pena para el mundo de los comics y las películas de súper héroes.

Las películas de Marvel, además de tener una gran carga de acción, están repletas de humor y escenas donde la comida juega un rol unificador.

También te puede interesar: 10 escenas de comida que te darán hambre

En honor a la leyenda de los comics, recordamos las escenas más memorables de comida en las aclamadas películas de Marvel:

Shawarma para The Avengers

En la primer película de The Avengers, al final de la gran batalla entre los súper héroes y Loki (hermano de Thor) más sus secuaces, podemos apreciar los vengadores deleitarse con un delicioso shawarma para subir el ánimo, después de que el malévolo hermano del Dios del Trueno lograra acceder a los poderes del tesseract (cubo cósmico y todo poderoso que vemos a lo largo de toda la saga) y atentara contra los pobladores de la Gran Manzana.

Thor rompe tazas

Cuando Thor llega a la Tierra, trae consigo costumbres de su natal Asgard, entre ellas la manera de celebrar que le gustó un platillo y la forma en la que pide más de una taza de café (al parecer la cafeína no es la mejor opción cuando el Dios del Trueno pierde todos sus poderes).

 Iron Man quiere Burger King

Después de pasar un largo rato fuera de la sociedad, cuando regresa a Estados Unidos, antes de cualquier cosa el héroe metálico pide su tradicional hamburguesa de Burger King. Algo similar pasa cuando los mexicanos nos vamos de intercambio y lo único que queremos son un taquitos al pastor con todo (claro, menos los millones y una armadura súper fuerte).

El auto- canibalismo de Groot

El tierno personaje que se comunica en su propio lenguaje, en medio de una acalorada pelea decide que la mejor forma de evadir cualquier problema es comerse una de sus hojas. ¿nada mal para salirse de un conflicto, no?

Tony Stark quiere donas y punto

El multimillonario playboy está agotado, así que decide comerse unas ricas donas encima de una dona gigante. Antes de cualquier propuesta de trabajo uno debe prepararse y Tony Stark sabe hacerlo con una gran dosis de azúcar.